Cesta de Compra 0
  • Total en Cesta: 0.00  €

¿Colchón blando o colchón duro?

Publicado por: Juanjo.

 
Busco un colchón más bien duro, quiero un colchón blandito…, estas tal vez sean las preguntas o frases más frecuentes con las que nos encontramos los profesionales cuando atendemos a un posible cliente y según mi humilde opinión es una forma errónea de plantear la cuestión.
 
En términos generales y aunque a nosotros nos guste personalizar en cada caso, las reglas básicas para elegir el colchón adecuado a nuestras características (si no tenemos condicionantes derivados de problemas de enfermedades específicas) serian:
Personas con sobrepeso = colchón firme + almohada alta y dura.
Personas en su peso = colchón medio + almohada media.
Personas con poco peso = colchón blando + almohada suave y baja.
 
A su vez estos colchones deben descansar sobre el soporte adecuado (base tapizada o somier de lamas / canapé abatible con base tapizada ó somier de lamas, etc…).
Otro factor muy importante es el saber que postura tenemos habitualmente cuando estamos en el sueño profundo pues la mayoría de las personas iniciamos el sueño de una manera y cambiamos de postura inconscientemente cuando entramos en esa fase.
 
EN TODOS LOS CASOS  debemos tener en cuenta que un colchón que descanse sobre el soporte adecuado a su construcción y sea este firme, medio o blando debe tener una conveniente “capa de confort” para que se adapte a nuestras curvas y no deje ninguna parte del cuerpo sin apoyo pues el cuerpo humano y sobre todo nuestra columna vertebral no es recta, ni lisa, ni uniforme.
 
Solemos confundir un colchón firme con colchones con poca “capa de confort” o casi ninguna. De la misma manera un colchón con una excesiva “capa de confort” lo que conseguirá es atraparnos dificultando el cambiar de postura y anulando el trabajo del núcleo.
 
Básicamente un colchón es como un sándwich compuesto de TAPAS (tela +soporte para la tela) capa de confort o CAPA DE ADAPTACIÓN a nuestra anatomía (fibras naturales, gomas visco elásticas, fibras artificiales, látex, etc…) y NUCLEO que soporta nuestro peso y compensa proporcionalmente el mismo (muelles, goma, H.R. etc…)
Dependiendo de la calidad de cada uno de sus componentes y de la interacción entre todos ellos, se consigue un buen, regular ó mal colchón. De la combinación entre el colchón, su apoyo, la almohada y la ropa de cama tendremos un buen, regular o mal SISTEMA DE DESCANSO.
 
Aunque de forma somera y por todo lo expuesto, aconsejamos consultar a un profesional que colchón o más bien que sistema de descanso es el más adecuado para nosotros con el fin de levantarnos siempre activados, con la máxima energía y el pie adecuado…
 
 
Etiquetas : , , ,