Cesta de Compra 0
  • Total en Cesta: 0.00  €

Camas articuladas y camas geriátricas ¿En qué se diferencian?

Publicado por: Paqui.

Antes de entrar a detallar las diferencias entre una cama articulada y una geriátrica es importante señalar para que personas son indicadas cada una.

En general, las camas geriátricas son recomendables para personas con mala o nula movilidad que pasan la mayor parte de su tiempo acostadas, así como para personas con enfermedades específicas.

Las camas articuladas pueden ayudar y ser convenientes para aquellas personas que, al estar mucho tiempo de pie, cargan el tren inferior (glúteos, aductores, trapecio, dorsales…) y las que tienen reflujo.  También son aconsejables para tratamientos de enfermedades específicas o simplemente para aquellas personas a las que les gusta leer o ver la televisión desde la cama.

Técnicamente, las camas articuladas tienen cinco planos, dos articulados e independientes para la espalda o tronco superior, un plano central fijo y otros dos para las piernas o tronco inferior. No tienen carro elevador y pueden incorporar barandillas laterales. La misma cama tiene como opción el elegirla con dos lechos juntos o por separado (que se articulan independientemente) y pueden ir montadas sobre un canapé abatible que nos permita aprovechar su interior como contenedor o armario. 

Las camas geriátricas tienen cuatro planos, uno para todo el tronco superior (deben cumplir unas normas sanitarias), otro fijo central y dos para el inferior. Además llevan un carro elevador para poder subir o bajar todo el lecho a conveniencia y facilitar el acceso a las personas con movilidad reducida, a su vez facilitan la tarea de hacer dicha cama o cambiar y asear al durmiente o paciente.

En los dos casos, podemos encontrar camas con funcionamiento manual o eléctrico para regular los diferentes planos. En las geriátricas, también para adaptar la altura. En el caso de estar motorizadas el mando puede ser con cable o inalámbrico.

Estas camas requieren colchones adaptados para su mejor utilización. El mercado nos ofrece diferentes tipos y opciones, nosotros recomendamos los de látex “natural”, no excesivamente gruesos y de buena calidad pues deben adaptarse a los cuatro o cinco planos sin provocar arrugas.

Además, y para completar estos sistemas de descanso, en los casos de personas que pasan todo o casi a todo su tiempo en la cama deberíamos disponer de fundas anti escaras, ternas sanitarias y protectores tanto de colchones como de los mismos durmientes.

 

Etiquetas : , , ,